¿Será Arya Stark la reencarnación del príncipe prometido, Azor Ahai?

La menor de los Stark resultó ser la gran salvadora en la Batalla de Winterfell y ahora muchos creen que es la princesa que fue prometida de la profecía.

¿Arya Stark realmente es la reencarnación de Azor Ahai, el príncipe que fue prometido, en Juego de tronos desató una de sus batallas más épicas en su octava y última temporada, cuando el ejército de muertos llegó a Winterfell como primer paso para la conquista de Westeros, y por cómo transcurrieron los hechos, parecía una victoria segura para los White Walkers.

Después de todo, superaban en ‘hombres’ a los norteños y sus aliados, pero Arya Stark se encargó de cambiar el curso de la historia de ‘The Long Night’ (8×03), donde venció al Night King y detuvo la carnicería en su hogar.
Por esa razón, hoy más de un fan cree que la menor de las Stark podría ser la reencarnación de Azor Ahai, el príncipe prometido de la profecía. Pero, ¿realmente es así?

Hagamos un poco de memoria. Desde el inicio del ‘Juego de tronos’, Melisandre profetizó el regreso de Azor Ahai, llamado a salvar al mundo de los ‘Caminantes Blancos’.

Al comienzo, la sacerdotisa roja creía que se trataba de Stannis Baratheon y después guió su mirada hacia Jon Snow, pero en el tercer episodio de la octava temporada se habría materializado la teoría de una forma que nadie esperaba.

¿DE QUÉ TRATA LA PROFECÍA DE AZOR AHAI?

Esta profecía dice que Azor Ahai trabajó sin descanso durante “cien días y cien noches” para forjar “una espada en los fuegos sagrados”. Al terminarla, atravesó y mató con la espada a su esposa, Nissa Nissa, “abrió una grieta en la cara de la luna, pero su alma, su fuerza y su valor pasaron al acero. Tal es la historia de la forja de Portadora de Luz, la Espada Roja de los Héroes”. Según la leyenda, una espada como esta solo podía ser forjada en el corazón de la persona más amada.

Los seguidores de esta profecía creían que, una vez que llegue el invierno, regresaría Azor Ahai y salvaría al mundo de los ‘Caminantes Blancos’. Melisandre, como fiel seguidora del Señor de la Luz, resucitó por esa razón a Jon Snow, porque pensaba que el entonces Lord Comandante de la Night’s Watch (Guardia de la Noche) salvaría al mundo como supuesta reencarnación del héroe.

Sin embargo, el capítulo 3 de la octava temporada de “Game of Thrones” puso en duda todo lo que creían los fans. La ‘Larga noche’ dejó el camino abierto para Arya, la niña que aniquiló al Rey de la Noche y presuntamente cambió por completo la profecía del príncipe prometido.

¿ARYA ES AZOR AHAI?

No cabe duda que la gran salvadora de la noche fue Arya, pero hay muchos puntos de la profecía que no encajan con la descripción de la vida de la pequeña Stark.

Arya nunca hizo una espada en 100 días y mucho menos mató a su amado con el arma, aunque sí experimentó muchos giros para los que nadie estaría preparado. Cuando todos se reencuentran en Winterfell, Arya le pide a Gendry que le fabrique un arma específica, que quizás podría marcar una conexión con la historia de Azor Ahai. Aun así, el arma que utilizó para matar al enemigo fue la daga con la que quisieron asesinar a Bran en la primera temporada, no una espada. Además, la daga no fue fabricada originalmente para ella. No obstante, con suerte se ahondará sobre este tema en los próximos episodios de “Game of Thrones”.

Por lo pronto, otra situación que jugaría a favor del destino de Arya como salvadora tiene lugar en la tercera temporada, cuando Melisandre le avisó lo que pasaría en el futuro, palabras que no tuvieron sentido hasta ahora.
Al estar nuevamente cara a cara, Arya recordó las palabras que le dijo la sacerdotisa hace mucho tiempo, sobre que se reencontrarían y sobre que cerraría los ojos para siempre. Pero Melisandre a su vez trajo a colación su profecía sobre unos ojos marrones, otros azules y otros verdes. Solo después de eso, Arya comprendió que los ojos azules siempre fueron del Rey de la Noche.

Además de la profecía de los ojos, Melisandre le recordó a Arya la famosa frase de su viejo maestro Syrio Forel: “¿Qué le decimos a la muerte?”. Arya respondió: “Hoy no”, y como el Rey de la Noche representaba básicamente a la muerte, la hermana menor de Jon Snow sabía qué debía hacer: acabar con él.

A estas alturas parece obvio que la profecía de Azor Ahai es posible y prueba de ello es que en la anterior temporada, Gilly leyó un documento que Sam cogió de la biblioteca de la ciudadela que hablaría de esta historia. Este detalle dio muchas esperanzas a los espectadores; sin embargo, lo ocurrido en ‘The Long Night’ cambia un poco las cosas, al punto que al final, Jon no sería el príncipe que fue elegido, sino Arya Stark.

La octava temporada de “Game of Thrones” es emitida los domingos por HBO a nivel mundial.

Ver más sobre la Octava temporada de Juego de Tronos.


Síguenos en FacebookTwitterInstagram y Youtube.